Actualidad

27/01/2015

El grafito como pieza de precisión

El grafito como pieza de precisión

En nuestra empresa de mecanizado de Madrid centro, distribuimos piezas íntegramente fabricadas en grafito y construimos sobre muestra o plano cualquier tipo de pieza.  

El grafito comenzó a explotarse a mediados del S. XVI, cuando se descubrió la primera mina de este material que hasta entonces había pasado desapercibido. El primer nombre que se le dio fue plombagina, por su color gris parecido al del plomo y por las marcas que también dejaba en la superficie. En la actualidad la extracción de grafito natural no presenta un problema de reservas, puesto que es un material muy abundante. El grafito natural es policristalino, al estar formado por cristales agregados hace que varíe tanto en forma y tamaño.

Además el grafito natural tiene impurezas que limitan sus aplicaciones y es necesario un proceso de purificación previo a su utilización. Por todo ello, en el S. XX se creó el grafito sintético que está constituido por carbón grafítico, de esta manera se amplían sus aplicaciones. El método para conseguir el grafito sintético en someter a altas temperaturas en un horno eléctrico una mezcla de coque y sílice, en las partes menos calientes del horno (unos 2.000º C), se produce una reacción entre el coque y el sílice, obteniéndose el carburo de silicio, éste pasa a zonas del horno con temperaturas superiores a 2.500º C, y aquí se descompone, liberando el sílice y dejando el carburo en forma de grafito.

El silicio al liberarse pasa a estado gaseoso, condensándose de nuevo en las zonas menos calientes donde vuelve a comenzar el ciclo de transformación. En la empresa de mecanizados de Madrid Centro, llevamos a cabo todo el proceso hasta finalizar en la pieza de grafito dispuesta a ser utilizada.   

 Aportaciones Especiales, S.A. disponemos de más de 2.000 metros cuadrados de instalaciones.